27/03/2017 Colegio Orvalle

Las artes en la educación, una inspiración para la creatividad

Agregar creatividad a nuestro trabajo escolar diario a veces puede parecer una tarea compleja. Sin embargo, la sinergia entre las artes y el aprendizaje académico, puede ser aprovechada por nuestras alumnas a la hora de integrarlas en el currículo, mejorando de esta forma competencias como la motivación y el compromiso, y fomentando la formación integral.

Las artes ofrecen tanto importantes beneficios como métodos alternativos de aprendizaje. A través de la expresión artística, las alumnas ganan confianza en sí mismas, manifestando y explorando sus identidades; así como comunicando sus reflexiones personales a través de diferentes canales de comunicación y expresión. En muchos casos, al ser auto-expresivas y exitosas, su autoestima aumenta y desarrollan así habilidades útiles para mejorar su rendimiento académico en otras áreas.

Las artes capturan fácilmente la atención, lo que facilita un acercamiento y un trabajo en equipo, algo muy valioso para conseguir objetivos comunes. También involucran continuamente a las alumnas en la observación, la crítica y la valoración de distintas ideas, obteniendo de esta forma herramientas meta-cognitivas esenciales para el aprendizaje. Además, les ayudan a comprender conceptos y realizar conexiones entre distintas disciplinas académicas, como matemáticas, idiomas, ciencias… Las disciplinas artísticas proporcionan una plataforma adicional para la enseñanza individualizada  -esto es un elemento clave a la hora de entender la educación en Orvalle-, así como una vía para que los profesores podamos comprender las fortalezas y debilidades de nuestras estudiantes, e incorporemos ese conocimiento a su enseñanza.

A lo largo del tiempo, he observado múltiples beneficios educativos a la hora de aplicar las artes en las clases, tales como: facilitar una vía de comunicación para captar su atención en la materia; las artes consiguen conectar a las personas a sí mismas y entre sí; transforman y mejoran el ambiente del aula para el aprendizaje, proporcionan nuevos retos a niñas de altas capacidades, conectan sus experiencias de aprendizaje con el mundo real, y aprenden a trabajar en equipo, respetarse y valorar las opiniones de las demás…

Cabe señalar que el estudio de Drama y Música desarrolla un lenguaje de nivel superior, y mejora el aprendizaje de idiomas al trabajar el ritmo, el tono y el sonido.  Ayuda al desarrollo de la conciencia fonológica, componente esencial de la lectura. La música y la interpretación proporcionan un razonamiento espacio-temporal y espacial.

Por otro lado, las experiencias en Bellas Artes desarrollan habilidades de alfabetización, aritmética y escritura, y también ayudan a reforzar las habilidades motoras. Las alumnas aprenden a trabajar con formas, contrastes, relaciones espaciales, tamaño y otros conceptos matemáticos. La pintura, el dibujo o la construcción constituyen un proceso constante de asimilación y proyección, mediante el que captan, a través de los sentidos, gran cantidad de información en la experimentación con colores, volúmenes, texturas, proporciones y formas. Las artes visuales a través del uso del ordenador, ofrecen a las alumnas una forma no verbal de expresarse e interactuar con las demás. Muchos programas informáticos, proporcionan vías alternativas para la expresión creativa, y el desarrollo de conocimientos y habilidades. Combinar las artes con las nuevas tecnologías potencia la creatividad y la motivación de las estudiantes, y como resultado se despierta un sentido de compromiso y responsabilidad en el proceso de aprendizaje.

Por todo ello, fomentar la creatividad a través de la enseñanza mediante el uso de las artes, es fundamental en la educación si queremos que nuestras alumnas desarrollen la curiosidad y el deseo de saber; que sean capaces de resolver problemas y desafíos; que puedan encontrar soluciones y alternativas innovadoras y que tengan herramientas y recursos para el éxito en un mundo que cambia rápidamente.

El pensamiento creativo no sólo mejora la capacidad de adaptación al entorno, sino que también permite transformarlo. Es un valor en alza en la sociedad actual. Si nuestro objetivo es enseñar a futuras científicas, artistas, ingenieras, empresarias…, debemos entender y nutrir su potencial creativo porque la creatividad es la base para el arte, la ciencia, la filosofía y la tecnología.

Educar en la creatividad es educar para el futuro, y para la formación intelectual y espiritual.

Ana Ugarte,
Profesora de Tecnología y Plástica en el Colegio Orvalle.

PADRES Y PROFESORES - COLEGIO ORVALLE

El blog PADRES Y PROFESORES encontrarás temas de interés o actualidad.