22/01/2018 Colegio Orvalle

¿Se convertirán en “Knowmads”?

El 70% de los niños que hoy van a la guardería trabajarán en profesiones que aún no se han inventado

Antes de adentrarme en la materia de la que os quiero hablar, tengo que advertiros que es un tema a debatir. No tengo una postura firme. Por ello me limitaré a exponer la información con apenas unas reflexiones. Puedes estar totalmente de acuerdo o convertirte en un detractor de esta tendencia. Sin embargo, lo que no podemos dudar es que es un fenómeno al que la sociedad nos está llevando y que no podemos ignorar. Está en nuestras manos informarnos, documentarnos y decidir desde nuestros perfiles –profesores, padres o alumnos-, qué posición queremos asumir.

Fingir que nada ocurre y que el ciclo sigue siendo el mismo que hace unas décadas –colegio, universidad, mundo laboral con 35 años trabajando en la misma empresa y jubilación- ya no es una opción, ni recurrente, ni soñada por las últimas generaciones y mucho menos por las futuras.

Se espera que para 2020 el 45% de las fuerzas productivas de Estados unidos sean “knowmads” –know (conocer) y nomad (nómada)-. Este concepto fue acuñado en 2011 por el Dr. John Moravec, Ph.D., en educación comparada y desarrollo internacional, que ha dado la vuelta al mundo por sus investigaciones en esta materia. Desde la reflexión y análisis de cómo se divisa el futuro laboral, la transformación social de cara al empleo y el impacto del mundo digital en todas las áreas, se está creando un perfil profesional líquido y cambiante: el Knowmad.

Estudios reflejan que este perfil laboral será el más demandado a nivel personal y de contratación. Es un concepto que entre sus principales cualidades comprende la versatilidad y la capacidad de adaptación. La jerarquía y la edad pierden valor y cualquier persona capacitada para afrontar esa “nueva realidad social” mejorará notablemente sus posibilidades de empleabilidad.

Algunas estadísticas que hacen que este modelo de FOW (future of work) gane relevancia son que en el 2050 la media de edad de los europeos será de 52 años en vez de los 37 actuales; que en apenas 15 años casi el 70% de la población activa serán los famosos “millennials”; y que se estima que dentro de 20 años casi el 50% de los trabajos actuales lo realizarán máquinas y robots.

Esta teoría sostiene que probablemente los que podrán liderar este escenario, serán los Knowmad, sobre todo por su capacidad de innovación, adaptación al cambio, flexibilidad y gestión del conocimiento y movilidad, tanto de área como de funciones. Los promotores de esta tendencia, aseguran que es el perfil que reúne las características para afrontar las demandas del futuro laboral.

Este modelo responde mas bien a una actitud de las personas que rompe con la rigurosidad y las limitaciones de las especializaciones académicas. Son personas muy sociables, con alto dominio de las tecnologías, que pueden trabajar desde cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier parte del mundo, sabiendo generar valor en una sociedad hiperconectada e hiperdigitalizada. En vez de aplicar a un empleo específico, los knowmads diseñarán su propio trabajo.

Según Moravec: “Lo knowmads distinguen el concepto de empleo con el de trabajo. Los empleos son posiciones, roles u otras formas laborales. Por otro lado, el trabajo tiene un alcance más extenso y se relaciona con la creación de resultados significativos. El trabajo de uno difiere de una carrera laboral en la Sociedad Knowmad. Mientras que una carrera es algo que “lleva” a una persona a lo largo de su vida, el trabajo de un individuo es una colección de actividades que se respaldan con elementos que son intencionales a nivel personal. En otras palabras, los resultados del trabajo de un knowmad son de su exclusiva responsabilidad.

Después de exponeros a grandes rasgos los principales aspectos que sustentan el Knowmadismo, os invito a reflexionar acerca de esta propuesta y pensar hasta qué punto podría ser un reduccionismo del “saber”, de la “academia”, que conlleve a una visión utilitarista de la educación ¿Dónde está ese punto de equilibrio entre la educación, el aprendizaje y la transformación social? ¿Quién establece los límites de las perspectivas sociales y económicas salvaguardando la búsqueda de la verdad? Más allá de la función productiva de los individuos, es importante proteger su potencial y desarrollo humano, evitando un enfoque cosificador de sus capacidades.

En 2011, Benedicto XVI criticó ante más de un millar de profesores universitarios jóvenes, reunidos en la Basílica de El Escorial, la visión “utilitarista” de la educación que cunde en la actualidad. “Sabemos que cuando la sola utilidad y el pragmatismo inmediatos se erigen como criterio principal, las pérdidas pueden ser dramáticas: desde los abusos de la ciencia sin límites, más allá de ella misma, hasta el totalitarismo político que se aviva fácilmente cuando se elimina toda referencia superior al mero cálculo de poder”.

Estefanía Tollinche,

Profesora de Primaria del Colegio Orvalle

PADRES Y PROFESORES - COLEGIO ORVALLE

El blog PADRES Y PROFESORES encontrarás temas de interés o actualidad.