14/02/2017 Colegio Orvalle

RETO DEL AMOR , SIGLO XXI

Hoy, para algunos, es el día de los enamorados. ¿Pero los que lo celebran saben realmente lo que es estar enamorados? Profundicemos en lo que verdaderamente mueve esta celebración…

“¿Quién es el enamorado?”

Si analizamos al enamorado de hoy, podríamos afirmar que nos encontramos ante un auténtico “Sensational Shicker”, es decir, ante un sujeto utilitarista y tremendamente afectivo, que pasa sus días en búsqueda constante de emociones propias. Un sujeto centrado en sí mismo y abierto a terceros, en cuanto que éstos, le reportan beneficio. Entonces, nos preguntamos…

¿Qué se entiende hoy por amor?”

  • Beneficio: se busca en él, conexiones, más que relaciones. Tendemos a cosificar al otro, convirtiéndolo en un mero producto de consumo, que en cuanto deja de reportarnos las experiencias buscadas, se desecha sin mayor inquietud.
  • Placer: Estamos ante enamorados escurridizos, que irrumpen con gran pasión pero que igual que aparecen, desaparecen. Convertimos el sentir en el único motor del amor. Uno se enamora de un estado, no de una persona.
  • Fugacidad: Nada se proyecta en el tiempo. El hombre actual no recuerda el pasado ni mira al futuro, sino que vive el hoy y ahora sin más profundidades que uno mismo. Se desvirtúa por tanto el valor y el sentido del compromiso, de la fidelidad. La provisionalidad es la nota característica de este amor.

“¿Y cuáles son las consecuencias?”

  • Amor frágil: Son, en muchas ocasiones, personas solitarias. Nos movemos en la gran contradicción de un mundo totalmente globalizado e intercomunicado, que esconde una terrible soledad. Se apunta hacia la felicidad con el ángulo incorrecto, llenando el corazón de uno mismo, dejando sin espacio al otro.
  • Amor aparente: Personas inseguras de sí mismas, que buscan encarnar un ideal, obteniendo así, la aprobación de los demás. Resulta difícil de distinguir el yo real del yo virtual, por tanto se desdibuja en gran medida el conocimiento. “Si no llegamos a conocer a alguien de verdad… ¿Cómo le vamos a querer?”. Para ser capaz de amar, uno primero, tiene que amarse a sí mismo. No nos vemos capaces de mantener un vínculo lo bastante fuerte como para prosperar.
  • Amor miedoso: No se atreve a traspasar la frontera del yo, puesto que no asume el riesgo de la exigencia, compromiso o donación que le requerirá el tú.

Todas estas notas nos recuerdan el término acuñado por el sociólogo Zygmunt Bauman, «Amor líquido», con el que solía definir las relaciones interpersonales actuales como fugaces, superficiales, etéreas, faltas de solidez, de calidez y de compromiso.

El resultado es un hombre de corazón vacío, con hambre permanente de ser amado y con una profunda insatisfacción.

A amar, se aprende amando, se aprende dándose al otro. El amor que merece la pena es el amor que igual que acaricia, duele. Estamos hechos para Amar…Hoy es un buen día para empezar a hacerlo de verdad.

Rocío Kindelán,

Presidenta de Orvalle Alumni

PADRES Y PROFESORES - COLEGIO ORVALLE

El blog PADRES Y PROFESORES encontrarás temas de interés o actualidad.